Implantes dentales

Muchos pacientes se plantean la posibilidad de utilizar un puente o una dentadura postiza para sustituir uno o varios dientes ausentes. Un puente puede ser una solución rápida para un diente que falta, pero no es tan beneficioso para la salud general de su boca. Las dentaduras postizas también son temporales y a menudo hay que sustituirlas; además, conllevan varios inconvenientes.

Por otro lado, los implantes dentales emulan la mecánica natural de un diente y su estructura radicular, lo que significa que el implante estimula el hueso de la boca y se fusiona con él de forma más segura. Los implantes dentales no provocan el deterioro del hueso maxilar que puede dar lugar a otras complicaciones, como enfermedad periodontal, problemas de sinusitis, desplazamiento de los dientes y mucho más.

Factores de riesgo:


Apariencia:
Los implantes pueden personalizarse para adaptarse a un tono y una forma exactos, lo que le proporciona una sonrisa mejorada que no se distingue de sus dientes naturales.


Funcionamiento:

Gracias a su diseño estable y a sus materiales duraderos, los implantes no tienen restricciones dietéticas y permiten hablar con normalidad.

Conveniencia:
Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de desarrollar infecciones, incluida la enfermedad de las encías.
Comodidad: Las dentaduras postizas pueden deslizarse o encajar mal en la boca, causando molestias. Los implantes dentales son tan cómodos como los dientes naturales.

Autoestima:
Con los implantes dentales recuperará la confianza para sonreír en las fotos, ya que es probable que la gente ni siquiera se dé cuenta de que los lleva.

Concierte una cita